miércoles, 28 de febrero de 2018

La falsa redención de Barney

Buenas, maestros del frikismo.
En este punto no me voy a molestar excusándome por mi ausencia porque me conocéis y porque probablemente habéis perdido toda fe en mis capacidades de persistencia, ética laboral y constancia. Que hacéis bien, no me malinterpretéis.
Pero bueno, ¡ignoremos todo eso y revivamos otra vez el blog! Esta vez ni siquiera os mentiré y diré que voy a publicar de forma regular porque os respeto a vosotros y a vuestra inteligencia, así que vamos allá.


Cualquiera con quién haya hablado de Cómo Conocí a Vuestra Madre sabe que mi personaje favorito es, y siempre será, Barney Stinson. Es uno de los personajes más icónicos de la televisión y los Dioses saben que alguien capaz de hacer un número musical sobre trajes se merece nuestro respeto. Aún así, soy consciente de que su personaje tiene problemas, problemas graves que no podemos excusas o ignorar porque sea gracioso y encantador. El carisma está muy bien, pero no justifica el machismo.

(Desde luego, pero una cosa no quita la otra, Barney)

Muchos me diréis, Artemisa, el horrible trauma del final te ha marcado de tal forma que eres incapaz de recordar el último capítulo y su momento de redención, lo comprendemos y te apoyamos pero sigue sin verdad. Bueno, plebe, agradezco la preocupación y sí he sido marcada por esa estúpida escena final con la trompa azul como todos vosotros, mas no he olvidado su mal llamada "redención", es solo que no la entiendo como tal. Creo que esa era la intención de los creadores, pero no lo ejecutaron bien y solo lograron agudizar el problema todavía más.
No es mi intención escribir una entrada sobre las razones por las que Barney Stinson es machista, pues considero que no es necesario hacer tal cosas. Se trata de un hombre que ha escrito un libro con formas de engañar y manipular a mujeres para poder acostarse con ellas, que las utiliza y no parece considerarlas personas más allá del servicio que pueden servirle: el sexo. Lo que quiero tratar es de porqué ese cambio en el capítulo final no funciona.

(Barney en uno de sus muchos momentos misóginos)

Una vez se casa con Robin entramos en la parte más polémica de la serie, los flash fowards (el contrapuesto de los flash backs, o sea, saltos hacia el futuro) en los que vemos qué fue de los amigos a los que hemos seguido por nueve temporadas. Vemos que Robin y Barney tienen un matrimonio infeliz y acaban por divorciarse, momento en el que Barney vuelve a Nueva York y a su vida de mujeriego, llegando incluso a proponerse otro de sus retos, como es el acostarse con una chica cada día durante un mes. Ya le hemos visto caer en ese tipo de comportamientos, mas esta vez los amigos han pasado página, son adultos y Barney parece haber quedado atrás. Sus acciones se retratan como una prueba de su inmadurez y tienen un tinte triste, casi esperpéntico. Y entonces una de esas chicas se queda embarazada.
Su reacción es la que esperamos, pánico y rechazo a lo que la paternidad significa, una huida hacia delante de un hombre aterrado que no está listo para que nadie dependa de él. Y entonces conoce a Ellie, su hija, en lo que, a mi parecer, es la escena más hermosa y cargada de sentimiento de toda la serie.

(Si es que es un momento precioso, maldición)

Sí, lo sé, estaréis diciendo, Artemisa, tú ser abyecto que no se aclara, ¿no era que la paternidad de Barney no le redimía y seguía siendo un machista redomado? Pues sí. Entiéndase, estoy hablando del impacto de la escena como un momento bonito por parte de uno de mis personajes favoritos. Está bien escrita, bien interpretada y la ejecución funciona, el problema es que se trata de un momento clave en el desarrollo del personaje que, aunque conmovedor, no funciona. Y no, no se trata solo de mi frustración hacia el cliché de "ahora que tenga una hija soy feminista" y de cómo el equivalente (una mujer diciendo que consideraba a los hombres seres inferiores hasta que tuvo un hijo) nunca sería aceptado, sino de cómo el cambio de actitud solo transforma el sexismo de Barney.
El problema reside en la siguiente escena, esa en la que el grupo está reunido después de que Barney sea padre y parece que ha cambiado, que ha madurado, ha seguido adelante y ya no necesita reafirmar su personalidad mediante el sexo con mujeres anónimas a las que había manipulado. Y entonces entran las dos chicas. Jóvenes, guapas, en plena veintena, vestidas para salir de noche y pidiendo un par de copas en la barra. Barney se precipita hacia allí y sus amigos se miran los unos a los otros con divertida resignación, el mensaje claro: él nunca cambiará, siempre va a ser así. Mas nos sorprenden. Barney les quita las copas y les echa la bronca, mandándolas a las dos a su casa y diciéndoles que llamen a sus padres. Los amigos muestran una expresión de maravillada incredulidad, dicen "¡sí que ha cambiado!" y se congratulan de los avances de su amigo. Sí, gran momento, Barney Stinson ha dejado atrás el machismo y se ha convertido en un hombre que respeta a las mujeres. Albricias.


No hemos asistido a la prueba de que Barney no es machista, solo hemos asistido a la prueba de que su machismo ha evolucionado con la paternidad. Vamos a repasar la escena. Un par de chicas en plena veintena entran en un bar. Son guapas y jóvenes, pero claramente mayores de 21, la edad mínima para beber en USA. Están vestidas para salir de marcha y está claro que quieren pasarlo bien. Y, de la nada, aparece un señor desconocido que les quita las bebidas. Lo primero que esas chicas pensarían sería un "mierda, un loco peligroso" y "por favor que no esté aquí para drogarnos las bebidas y violarnos en el callejón", pero pronto se dan cuenta de que nada más lejos de la realidad. El extraño solo está ahí para mandarlas a casa, intentar que se avergüencen de haber salido a pasarlo bien por la noche y decirles que se vayan a llamar a sus padres, que estarán preocupados. En definitiva, a tratarlas como si fuesen niñas e incapaces de tomar sus propias decisiones. Las chicas se van. Tal vez a otro bar donde no haya desconocidos dándoles órdenes, tal vez a sus propias casas, frustradas y de mal humor. Espero que no avergonzadas. Espero que esas chicas no asuman que están haciendo algo malo, porque no es así. No hay nada de malo con ir a un bar con una amiga.
Pero Barney, que ha dedicado toda su vida adulta a ligar, seducir a mujeres, manipularlas y utilizarlas para lidiar con sus propios problemas, ahora considera que lo hay. Porque no ha dejado de ser machista, sencillamente ha pasado de un machismo que le hacía sentirse con derecho sobre la sexualidad de las mujeres a un machismo paternalista en el que, oye, también se siente con derechos sobre la sexualidad de las mujeres. El único cambio es que ahora quiere protegerla y considera el sexo el gran enemigo.
El sexo no era el enemigo, Barney, ese nunca fue el problema. El problema era la actitud, los engaños, las manipulaciones y tu resistencia a considerar a las mujeres seres humanos. El sexo no.
Solo estamos pasando de considerar a las mujeres putas, meros objetos sexuales, a vírgenes, seres puros e inmaculados que no pueden estar en control de su propia sexualidad.

(Mi reacción ante este tipo de actitudes)

Os recuerdo que Barney les dice que llamen a sus padres, que estarán preocupados, como si mujeres de veintitantos no fuesen capaces por sí mismas y aún perteneciesen bajo la tutela paterna.
Os aseguro que si yo, a una semana de los veintiuno, decido a salir de marcha con una amiga, no me tomaría nada bien que llegase un señor desconocido a echarme la bronca. Ni puta gracia. Es más, dudo que dejase a mi padre echarme la bronca por ello, y es mi padre. No puedo decirlo seguro porque a él nunca se le ha ocurrido intentar que me sintiese avergonzada por quedar con amigas y hacer mi vida. Porque no es algo que se deba hacer hacia mujeres en la veintena.
Esta actitud está muy popularizada, esa concepción dual de la mujer, que puede ser una puta, un ser lujurioso y manipulador, como por ejemplo Eva en el Antiguo Testamento, o una virgen, un ser puro, dulce y maternal, como por ejemplo la Virgen María en el Nuevo Testamento. La mayor parte de los personajes femeninos en la ficción pueden ser encajados en una de estas categorías y ya es hora que se deje atrás esa idea, que se acepte que las mujeres somos personas y, por tanto, complejas. Y, por tanto, capaces de tomar decisiones sobre nuestra propia sexualidad.

(¡Porque es un tema serio y me indigna este doble estándar!)

Ese es mi problema con el personaje de Barney. Empezó como un personaje machista cuyo defecto era reconocido, lo que hacía que pudiese gustarnos a pesar de ese ello puesto que la narración de la serie lo denunciaba, pero acabó como un personaje machista cuya actitud era alabada y aplaudida por la narrativa y el resto de los personajes. Y eso ya no tiene excusa, pues nos muestra que la serie no es consciente de ese momento tóxico y sinceramente preocupante, destruyendo por completo la hermosa escena de Barney con su hija, su gran momento de redención.


Bueno, pues la han cagado porque no se ha redimido en absoluto.

PD: Que conste en acta que yo sigo adorando a Barney como personaje, ese momento no es más que otro flash foward que vamos a ignorar porque es ESTÚPIDO.

1 comentario:

  1. *Se levanta un aplaude emocionada*
    Amen, hermana. Creo que el final de Como conocí a vuestra madre es uno de los que más me ha enfadado en toda mi existencia. No solo porque así en general es un patada en la boca a los fans que nos habíamos tragado 9 temporada para que estuviera con la madre sino es que la 9 temporada es TODA sobre Barney y Robin pero sobretodo sobre que Ted tiene que dejar ir a Robin porque su relación no funciona, es toxica. No solo volvieron a hacer a Barney un machista (y ni siquiera necesitaban las escenas de las dos chicas en el bar para mostrarlo. El hecho de que Barney solo "respete" a las mujeres cuando una sale de él ya es bastante machista de por si) sino que en si todo el final es machista. ¿En serio Robin y Barney se separan porque Robin tiene mucho trabajo? Cuando Barney se pega todo el día fuera del trabajo y que Marshall es juez que requiera más tiempo. Y claro, Robin sin pareja acaba alejándose de todos sus amigos. Y al final acaba con la persona que tiene una obsesión con ella porque los unicos sentimientos que importan son los de Ted. Y bueno, no hablemos de Lily que habiendo teneido una de las escenas más emotivas de la serie confesando que no le gusta ser madre van y le encasquetan tres niños. Que por cierto su trabajo también fue motivo de crisis en la pareja porque el trabajo en la mujer es un problema por lo que se ve.Enserio ese final es lo peor.
    Gran entrada.
    Besos.

    ResponderEliminar